Feeds:
Entradas
Comentarios

Adios

Algo muy bueno tiene que haber en otro sitio, para que los mejores se vayan tan rápido.

Cuídate, nosotros cuidamos tu recuerdo.

Adios, Vic.

Ya era hora

Pues si, perdón a mis aburridos numerosos, privilegiados y asiduos lectores por el tiempo desaparecido y sin actualizar con mis interesantes y peculiares perturbaciones psicológicas, aunque ya vuelvo a estar algo más en modo persona semi-normal. Intentaré actualizar más a menudo (prometido), y con algo interesante (JA!), o al menos que sea de vuestro agrado y entretenimiento. Y si, también ponerme de una vez a tocar el look del blog, que me van a dar el premio a la cutrez más grande T_T. Por lo pronto, todavía queda una semana…curiosa. Nos vemos el viernes.

PD: Mi habitación no está perfecta, quedan recovecos sin ordenar, bien por desgana, bien porque me da miedo ordenarlos, bien porque estoy esperando a que venga alguien a hacerlo (O_O, que bien, esta frase me acaba de recordar lo listo que soy). En cualquier caso, todo está bastante más ordenado que hace unos meses, y mi cabeza lo agradece.

Perfect Dark

La septima pulga

( )

Por fin, un paréntesis, plug out de todo y un día completo para mi. De paso, qué mejor que actualizar el blog…

…ooh siii, qué mejor…

En fin, que toca centrarse y aprovechar los pequeños ratos libres, para disfrutarlos, no para encerrarlos claro. Se acabaron las tonterías (vaya por dios), y ahora toca estudiar mucho hasta navidades y sacar sobresaliente en todo intentar llegar vivo a navidades y esperar con ansias un segundo cuatrimestre que puede dar mucho de sí…proyectos…

A ver que me depara esta semana, porque puede que los tres meses que faltan hasta fin de año sean muuuy largos. Mientras tanto, cada uno a lo suyo, y el mundo girando en una espiral de autodestrucción…ops. Realmente lo pienso, no es una sobrada literaria.

Demos algo de musicalidad a la entrada, por cambiar y eso:

Blog actualizado, que ya era hora ;).

La septima pulga

Another Great Deception…

Y no estoy como para escribir.

Cero ánimos, ganas, fuerzas, esperanzas…en fin.

Arghh.

Tengan ustedes buenas noches.

Una lágrima despues…

…Y todo sigue igual.

O casi. El cabreo se ha tornado una simple mezcla de depresión y meditación, los cuales no me han dado soluciones, pero me han servido para recordarme que todavía tengo que plantearme ciertas cosas, o tomar decisiones sobre las ya planteadas, pero si ayer ya llegaba tarde… En cualquier caso también me han recordado lo que era llorar. O casi.

Tal vez ni yo mismo me esperaba esa reacción, quizá por no haberme planteado ciertas cosas a tiempo. Me he visto como un idiota tumbado en la cama, mirando al techo, pensando, y dándole vueltas a la cabeza (todavía más). Me he visto de pie en mi cuarto, durante más de 10 minutos, contemplando el desorden que reinaba en la habitación , algo patas arriba desde hace semanas, y cada vez estoy más convencido que no es sino un reflejo de mi mente, también en un estado algo lamentable desde hace un tiempo.

No falta mucho. Mientras tanto, estés donde estés, date prisa. Por favor.

soledad

Intentaré mirar el lado bueno hasta que llegues (porque confío en que lo hagas). Después de todo, no estoy en una situación distinta a la de hace días, semanas, y ni siquiera meses. Después de todo, sigo teniendo lo mismo que hace unos días.

Nada.

O casi.

Suena: The Sunday Drivers.

Llego tarde…

… y tristemente no es solo por la hora. Como siempre.  04:00 de un Domingo cualquiera, y ni un atisbo de sueño en mi cabeza, a pesar de que ha sido una de las excusas para volver a casa. Así pues, y aprovechando que estoy tan solo en casa como mi alma en las últimas semanas, ¿Por qué no ampliar horizontes? Tanto y tan poco tiempo libre, al fin y al cabo, qué más da un entretenimiento más. Otro lugar en el que hablar, y en el que contar las cuatro reflexiones que no sea capaz de contar en otro sitio.

A fin de cuentas, un sitio en el que destaparme de una forma más discreta, más seria. Quizás demasiado seria. Quizás demasiado tarde. ¿Cómo siempre? Puede que si, o puede que no, demasiado indeciso. Espera, entonces sí es como siempre, pero no sé hacerlo de otra forma.

Seguiré intentándolo. Mientras tanto, no me vendría mal una tirita. Nada mal. Pero como de costumbre, he llegado tarde. ¿Por días? ¿Semanas? Quizá tarde en palabras.

Seguiré intentándolo.